Casas palacios de Sevilla

Las Casas Palacios de Sevilla son unos edificios o monumentos realmente especiales y típicos de la zona, que, cada uno con sus diferentes características, inspiran arte y belleza. Más que monumentos parecen tesoros elaborados por los mejores artistas tanto italianos como flamencos y es por ello que no deberías dejar de visitar algunos de ellos. A continuación, la recopilación de una muestra representativa de estas conocidas Casas Palacio.

La Casa de las Sirenas

La Casa de las Sirenas es uno de los edificios que más llaman la atención de toda Sevilla y fue construido para el marqués de Esquivel, como residencia. Se trata de un palacete de estilo francés en el exterior que por dentro tiene un marcado estilo sevillano. El edificio se encuentra distribuido en torno al típico patio por el que entra luz natural a las diferentes habitaciones.

Este palacete pasó por diferentes propietarios y usos y en los años sesenta fue abandonado. Lo fueron saqueando y quedó en ruinas hasta que en los ochenta el ayuntamiento lo rehabilitó. Sin duda la Casa de las Sirenas es el ejemplo perfecto de como la ciudad de Sevilla quiso ser igual de grande que las capitales europeas durante el Siglo XIX. Actualmente este edificio es un Centro Cívico al que pueden acudir entidades, personas y administraciones para organizar actos o prestar algún tipo de servicio a la comunidad.

Palacio de los Condes de Santa Coloma

El Palacio de los Condes de Santa Coloma es una de las Casas Palacio del Siglo XVII más importantes que se conservan en la ciudad. Es un gran ejemplo de la arquitectura barroca civil que se conserva en Andalucía, construida para Don Antonio de Bucarelli, un noble con orígenes florentinos. En la actualidad es propiedad del marqués de Vallehermoso.

Booking.com

Palacio de los Condes de Santa Coloma

Cuenta con un apeadero, un patio con columnas rosas de mármol, una escalera de caja cerrada y en general diferentes acabados que mezclar la tradición del sur con las casas coloniales de la zona de Hispanoamérica. Además, en esta casa hay también otros patios algo más pequeños y un gran jardín al que también se accede a través de columnas.

La Casa de la familia Mañara

La Casa Palacio de la familia Mañara es un bien de interés cultural y por tanto se puede visitar sin problemas. Se trata de un edificio grande ubicado en el barrio de San Bartolomé, en el corazón de la antigua judería. La construyó la familia Almansa y posteriormente la completaron los Mañara. Durante la ocupación francesa incluso llega a ser el cuarte de la tropa del Mariscal Soult.

La estructura de esta casa palacio es de estilo renacentista sevillano, de finales del siglo XV o principios del XVI. Cuenta con un especial pato a doble altura, y con unas columnas y unos elementos decorativos de mármol genovés, como sucede en la Casa de Pilatos. La puerta es realmente bella y cuenta con dos columnas adornadas también.

La Casa de los Padilla

La Casa Palacio de los Padilla está ubicada en la Calle Verde , es una de las más antiguas de toda la ciudad y actualmente forma parte del hotel Casas de la Judería, compuesto por diferentes edificios. Gracias a esta iniciativa del duque de Segorbe el barrio de San Bartolomé ha recuperado la vida. Cuenta con una decoración realmente exquisita, con unos patios increíbles y con muchas flores.

El patio de la Casa de los Padilla presenta unas llamativas columnas renacentistas así como unos arcos engalanados con diferentes molduras o alfices que los rodean y los adornan y los capiteles presentan los escudos de la familia de los Padilla. Además, desde la Calle Verde vale la pena echar un vistazo al bonito jardín de la casa que cuenta con la bonita galería de arcos en la zona superior de la casa.

La Casa de Pilatos

La Casa de Pilatos es sin duda una de las Casas Palacio que mejor representan el renacimiento sevillano. La construcción de esta casa está datada en el siglo XV, con Pedro Enríquez y Catalina de Ribera, pero fue su hijo finalmente quién le dio el estilo mezclado entre gótico y mudéjar que ha llegado hasta nuestros días.

La Casa de Pilatos

Este estilo ya se ve reflejado en la puerta de la casa y su nombre surge porque el trazado entre la casa de Poncio y el Gólgota y entre el palacete y la Cruz del Campo se asimilan, dicen que la distancia coincide e incluso se estableció un vía crucis. El patio de la casa mezcla desde el gótico hasta el mudéjar pasando por el renacimiento.

Llama la atención las esculturas que se encuentran decorando las esquinas del típico patio, puesto que cuentan con un toque clásico, uno de los puntos más interesantes de este palacio, dónde se alberga una especial colección de este arte que han ido recopilando los diferentes dueños y personas que han habitado en ese lugar. Además, algunos techos son verdaderas obras de arte y están pintados por reconocidos pintores de la época, como Francisco Pacheco. El jardín, que también es una verdadera joya y realmente amplio, se encuentra en la parte de atrás y está decorado con fuentes y con diferentes adornos que lo transforman en un paraíso dentro de la ciudad hispalense.

Comparte en las redes socialesTweet about this on TwitterShare on Facebook1Share on Google+0Pin on Pinterest0
(5/5) de 2 votos.