Catedral de Sevilla

La Catedral de Sevilla es uno de los monumentos principales de esta preciosa ciudad y sin duda vale la pena detenerse a contemplarla, a conocerla al detalle, a admirar sus diferentes salas y sus edificios más emblemáticos. A continuación una especial reseña de lo más destacado de este lugar.

La tercera más grande del mundo

La Catedral de Sevilla es concretamente la tercera más grande del mundo, ganándole solo en tamaño la Catedral de San Pedro del Vaticano y la Catedral de San Pablo, ubicada en Londres. La Catedral es una de las últimas góticas que se hicieron en España y dónde ya puede entreverse una clara muestra de estilo renacentista.

Este famoso edificio con un pasado cultural e histórico brutal se encuentra emplazado en lo que antiguamente era una Gran Mezquita, allá por el siglo XII. Más tarde esta Catedral se convirtió en un templo cristiano, después de la conquista de Fernando III de Castilla. Aún así, actualmente todavía se conservan una parte del alminar como especial detalle de la mezquita, así como el Patio de los Naranjos. El exterior de este edificio es también muy llamativo y al interior se accede por la conocida como Puerta del Perdón, por dónde también se entraba a la Mezquita. Lo componen diferentes naves, la Giralda o campanario y el Patio de los Naranjos.

La Giralda

La Giralda es sin duda uno de los símbolos de la ciudad de Sevilla, con 76 metros de altura en sus orígenes. Tiene un marcado estilo Almohade, sobre todo en la parte de abajo pues fue construida como Alminar de la Mezquita y posteriormente reconstruida como campanario de la Catedral, alzándola hasta los casi 100 metros.  El Giraldillo está ubicado en la parte superior, con diferentes campanas y adornos y fue el que dio nombre a la torre ya que en éste se ubicó una estatua con misión de ejercer de veleta o Giralda.

Booking.com

La Giralda

La decoración es claramente austera y a la vez delicada, debida al movimiento Almohade y si se quiere, durante la visita, se puede llegar a subir hasta el campanario para poder disfrutar de las vistas del patio de los naranjos, de las diferentes gárgolas ubicadas por toda la Catedral y de los Reales Alcázares y las vistas de la ciudad que pueden verse desde arriba del todo.

El Patio de los Naranjos

El Patio de los Naranjos es otra de las zonas de la Mezquita que todavía se conservan. Se trata de un espacio abierto o jardín con inspiraciones totalmente Almohades. El jardín tiene una forma rectangular y durante la época en que fue en patio de una mezquita ejerció de salón de fiestas y de actos culturales pero también de cementerio.

Los lados más pequeños contaban con siete arcos diferentes que actualmente son la Puerta del Perdón y lo que era la sala de Oración actualmente es a Puerta de la Concepción. Este Patio está decorado con un estilo renacentista y destaca sobre todo una fuente con influencias visigodas. En la actualidad se ha integrado en la estructura cristiana de la Catedral de Sevilla, aunque realmente ha sufrido bastantes modificaciones que han hecho que pierda su carácter original.

El Patio de los naranjos

El interior y las diferentes Capillas

Una vez dentro de la Catedral impresionan su tamaño, sus vidrieras, sus rejas y todos sus acabados en general, como lo ligero de las columnas contra lo alto del inmenso templo. En el techo unas bóvedas sencillas cubren las diferentes naves, mientras en la zona central esto no sucede. Además, la bóveda crucero es de estilo flamígero y se eleva hasta los 56 metros, habiendo en el suelo colocado un espejo para poder apreciar las maravillosas bóvedas.

Además de la Giralda y del Patio de los Naranjos la Catedral se encuentra dividida en cinco naves, una de ellas la nave principal, de un tamaño inmenso, y dentro de ésta pueden encontrarse diferentes capillas laterales muy conocidas. La más famosa e importante es la Capilla Mayor, siendo la más grande de España con veinte metros de altura se encuentra cerrada con unas fantásticas rejas de plata que datan del siglo XV y que cuenta también con un increíble retablo flamenco.

Otra de las salas más importantes es la sacristía, de tamaño grande y datada en el siglo XVI con una original forma de cruz griega dónde además se encuentra ubicada la custodia renacentista de Juan de Arfe, mientras que la Capilla Real cuenta con un claro estilo plateresco que impresiona realmente por ser muy monumental. Además, en el resto de la Catedral, tanto en las diferentes capillas como en el Tesoro, se podrán encontrar si se visitan con cuidado y tiempo y disfrutando del detalle, obras exclusivas de Valdés, de Murillo o de Zurbarán entre otros importantes pintores. También en este lugar se ubican las tumbas de algunos importantes reyes, así como los restos de Cristóbal Colón.

Catedral de Sevilla

Información práctica

La Catedral de Sevilla se encuentra concretamente en la Avenida de la Constitución y si se quiere visitar puede hacerse en invierno de lunes a sábado de once a cinco y media de la tarde y los domingos de dos y media a seis y media. Si se va a viajar en verano estará abierta desde las nueve y media hasta las cuatro y media de la tarde y los domingos desde las dos y media hasta las seis y media. El precio de la entrada general es de nueve euros e incluye visitar a la Iglesia de El Salvador mientras para pensionistas y estudiantes es de cuatro euros. La audio guía cuesta tres euros.

Comparte en las redes socialesTweet about this on TwitterShare on Facebook4Share on Google+0Pin on Pinterest0
(5/5) de 1 votos.