Cosas que ver en Sevilla

Sevilla cuenta con multitud de lugares interesantes y de rincones que vale la pena conocer. A continuación te explicamos los mejores lugares para visitar en la ciudad de Sevilla y cosas que vale la pena ver si se está de viaje en esta capital andaluza.

Una visita al Real Alcázar

El Real Alcázar es sin duda uno de los lugares que ningún turista que visite la ciudad de Sevilla se puede perder. Se trata concretamente del Palacio Real que ha servido durante más tiempo de residencia de todos los existentes en Europa. Fue construido en la Híspalis Romana y permanece igual desde la reconquista Musulmana, aunque con algunas modificaciones. Desde entonces fue la sede principal de la corona en la ciudad.

Real Alcázar

En este bonito lugar destaca principalmente el famoso Patio de las Doncellas por su espectacular arte mudéjar típicamente andaluz. También la Sala de Carlos V y la de Los Reyes, por sus grandes tapices. En cuanto al Salón del Emperador llaman la atención sus tapices flamencos y sus especiales azulejos. La habitación que más importancia tiene de todo el Alcázar es el conocido como el Salón de los Embajadores, una famosa sala que se encuentra cubierta por una cúpula de gran tamaño diferentes adornos árabes. En cuanto a los jardines del Alcázar, sin duda vale la pena visitarlos pues conjugan un estilo árabe con uno renacentista y moderno y cuentan con diferentes terrazas, con fuentes, con palmeras y con naranjos.

Booking.com

La monumental Catedral

La Catedral de Sevilla sin duda también merece una visita obligatoria. Se trata de la tercera catedral más grande de todo el mundo. Este edificio fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 1987 y es un conjunto monumental que incluye también la Giralda, el Patio de los Naranjos y la Capilla Real. La Capilla se encuentra adornada con un gran número de pinturas de Murillo y en ella se encuentran enterrados diferentes reyes castellano-leoneses y Cristóbal Colón.

Catedral

En la zona que da entrada al Patio de los Naranjos se encuentra colgando un lagarto muy conocido, del que existen muchas leyendas y se cuenta también que las cadenas que rodean la Catedral servían para marcar el límite entre la jurisdicción civil y lo que era sagrado, por lo que este edificio servía de salvaguarda a mucha gente.

La famosa Giralda de Sevilla

Aunque la Giralda forma parte del conjunto monumental de la Catedral de Sevilla bien merece una mención aparte puesto que se trata de uno de los símbolos principales de la ciudad Andaluza. Primero fue el Alminar de la Mezquita de Aljama, edificio sobre el cual, tiempo después se construyó la Catedral. Actualmente es el campanario de ésta última.

Giralda

Los dos tercios de abajo son originales del Alminar mientras que la parte superior presenta un claro estilo renacentista y cristiano. El campanario y el Giraldillo, una especie de escultura con acabados de bronce realmente grande que corona el edificio y llama la atención, completan esta espectacular estructura. Si se acude a visitar la Catedral y la Giralda, sin duda hay que subir al campanario para poder además contemplar una espectacular vista de la ciudad de Sevilla.

El interesante Archivo de Indias

La siguiente parada debería realizarse en el interesante Archivo de General de Indias. Este Archivo fue especialmente diseñado bajo el mandato del Carlos III para poder controlar en un mismo lugar toda aquella documentación relevante de las colonias de España. Estos se conservan como archivo histórico en sus, increíblemente, nueve kilómetros de gigantes estanterías.

Archivo de Indias

Entre estos documentos pueden encontrarse piezas que cuentan con un enorme valor, como por ejemplo diferentes textos de Cristóbal colón. También pueden encontrarse textos escritos a mano por Fernando de Magallanes, por Vasco Núñez de Balboa, por Francisco Pizarro e incluso por Hernán Cortés. Todos ellos han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1987 y pueden visitarse gratuitamente siempre que se quiera.

La Torre del Oro

La Torre del Oro, denominada así por su brillo, propiciado por la mezcla de cal y paja con que se construyó y por su reflejo, está emplazada en la orilla izquierda del Guadalquivir, concretamente al lado de una de las plazas de toros más famosas del mundo, la de la Maestranza. Están ubicadas en el paseo Colón y concretamente la Torre del Oro es una estructura de la época almohade que servía para cerrar el paso hacia el barrio del Arenal con una zona amurallada, que además la unía con la que se denomina la Torre de la Plata, que también vale la pena visitar en un mismo viaje.

Torre del Oro

Se trata por tanto de una de las estructuras utilizadas, junto con la muralla de Sevilla, para proteger el Alcázar. También se utilizó como Capilla y más tarde como cárcel. Actualmente no hace ni una función ni la otra sino que se ha reconvertido en un museo en el que se encuentra la historia naval de la ciudad.

Parque María Luisa y la Plaza de España

La Plaza de España fue especialmente diseñada para la Exposición Iberoamericana y también cuenta con un marcado estilo mudéjar. Esta plaza está decorada con mármol, con ladrillo a vistas y con cerámica, lo que le aporta un punto renacentista, y cuenta con dos torres, lo que le apunta el lado barroco. Además incluye un edificio con forma de semicírculo y fue concebido para mostrar el camino hacia América como símbolo de “el abrazo de España hacia las colonias”.

Plaza España

La Plaza de España contiene además un canal que tiene cuatro puentes, como símbolo de las coronas de Castilla, de Aragón, de León y de Navarra. Se ubica emplazada dentro del Parque de María Luisa. El parque en conjunto fue declarado como Bien de Interés Cultural y es realmente grande, con 34 hectáreas. Vale la pena también visitar en esta zona, sobre todo en pareja, la Glorieta de Gustavo Adolfo Bécquer.

Comparte en las redes socialesTweet about this on TwitterShare on Facebook1Share on Google+0Pin on Pinterest0
(5/5) de 1 votos.