Qué ver en Sevilla en cuatro días

Si dispones de cuatro días para conocer la ciudad de Sevilla conseguirás empaparte al máximo de su ambiente, de sus olores y de su color especial, conociendo sus rincones y disfrutando de sus gentes. Seguro que al final no quieres volver.

Los edificios principales y el Barrio de Santa Cruz

El primer día visita obligatoria constituyen el centro, el casco histórico y el Barrio de Santa Cruz. Aquí vas a poder pasear por toda la zona de la antigua judería disfrutando de su especial encanto y conocer también los Jardines de Murillo, la famosa Catedral de Sevilla, que incluye el Patio de los Naranjos y la famosa Giralda, símbolo por excelencia de la ciudad de Sevilla.

Después, deberás dirigirte al Real Alcázar de Sevilla, el otro monumento que no te puedes perder y que sin duda deberás visitar por dentro, con calma, pues constituye el Palacio que permaneció cómo residencia durante más tiempo. En esta zona también es dónde conocerás el interesante Archivo de las Indias, un enorme e impresionante archivo en el que se almacena un gran número de información relativa a las colonias españolas en las Indias, actualmente reconvertido en un impresionante y muy grande archivo histórico.

Los Barrios de Triana y del Arenal

El segundo día podrás dedicarlo a conocer Triana, la cuna del flamenco. Pasear por sus calles, visitar el Castillo de San Jorge, conocer la Iglesia de Santa Ana y sobre todo disfrutar del ambiente sevillano sentándote en una terraza, disfrutando de tapeo y la cervecita y acudiendo a un tablao flamenco a empaparte de todo el arte de la zona para poder afirmar que de verdad has conocido la verdadera Sevilla.

Booking.com

Además, este día puedes visitar también el barrio del Arenal, donde podrás acercarte hasta la Torre defensiva del Oro, y pasear por el Guadalquivir hasta la Torre de la Plata. Estas zonas del centro antiguo sin duda están ahí para vivirse, para pasearse, para disfrutar a la orilla del Guadalquivir y pasar un día tranquilo con buenos alimentos, que puede completarse acudiendo a la zona comercial a hacer algunas compras y a visitar algunas iglesias barrocas con la entrada gratuita que pueden verse en la zona.

El Parque Mª Luisa y sus alrededores

El tercer día podrás visitar el parque más grande de toda la ciudad, el Parque Mª Luisa, dónde grandes y pequeños siempre lo pasan genial conociendo sus distintas zonas verdes, de agua, sus fuentes, sus bares y restaurantes y sus originales plazas. Este parque pertenecía antiguamente al Palacio de San Telmo pero fue donado y ahora está reconocido como bien de Interés Cultural.

Dentro del Parque Mª Luisa uno de los lugares más visitados y conocidos es la Plaza España, que fue construida para la Expo Iberoamericana de 1929 y que cuenta con diferentes puentes, una fuente y unos acabados y estilo arquitectónico mudéjar con influencias de otros estilos que vale la pena conocer. Además, en esta zona podrás visitar también la Isla de la Cartuja, que surgió con la Expo del 92, la Universidad o Antigua Fábrica de Tabacos y los Jardines de Murillo o el Palacio de San Telmo. Una de las zonas interesantes de la Isla de la Cartuja, que sobre todo suele fascinar a los niños es el conocido como el Pabellón de la Navegación, que cuenta con diferentes salas en las que se cuenta la historia de la navegación, y además de exposiciones que van cambiando hay incluso algunas ambientaciones con las que parece que realmente estás abordo de un barco de la época.

Un día en Isla Mágica y una visita al Acuario

Y el último día, sobre todo si viajas con niños, además de visitar por la tarde de nuevo los lugares que más te hayan gustado y disfrutar un poco más del ambiente sevillano, una opción muy interesante es visitar el parque temático Isla Mágica. Este parque surgió curiosamente transformando, tras la Expo. del 92, algunas atracciones e instalaciones y aprovechándolas para crear un nuevo parque temático.

Cuenta con seis zonas temáticas diferentes ambientadas en el descubrimiento de América y con zona o parque de agua que se denomina agua mágica. Las diferentes zonas son Sevilla, Puerto de Indias, dónde se representa principalmente la Sevilla del Siglo XVI, Puerta de América, Amazonia, con muchísima vegetación, la Guarida de los Piratas, que representa a un pueblo pirata y cuenta incluso con un puerto y una fragata, Fuente de la Juventud, una zona especialmente pensada para niños y el Dorado. Este parque temático fue en su primer momento el primero de todo el mundo que se ubicaba en una ciudad puesto que normalmente este tipo de instalaciones se ubican lejos de los núcleos urbanos, en especiales recintos especialmente pensados para ello.

Y Además, para acabar de redondear el día se puede acudir al Acuario de Sevilla. Este interesante lugar se encuentra emplazado en el Muelle de las Delicias y cuenta con más de 7000 ejemplares de más de 400 especies diferentes, que habitan en 35 acuarios distintos. El principal atractivo de este acuario suele ser el tanque en el que se encuentran las especies más grandes, que suele maravillar a pequeños y mayores por igual.

Comparte en las redes socialesTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0
(0/5) de 0 votos.