Qué ver en Sevilla en tres días

Aunque Sevilla es una ciudad tan especial que harían falta un gran número de días para conocerla a fondo, en tres días puedes acercarte a sus rincones, conocer sus principales atractivos y empaparte de toda esa esencia andaluza que sin duda no te dejará indiferente.

El barrio de Santa Cruz y los principales monumentos

El primer día visitarás uno de los barrios más céntricos e importantes de la ciudad de Sevilla, el barrio de Santa Cruz, que se encuentra emplazado en la parte de la ciudad en que antiguamente se ubicaba la judería. En esta zona podrás encontrar un gran número de hoteles y de alojamientos turísticos ubicados en edificios típicos. Conoce sus principales edificios y pasea por sus espectaculares calles, dejándote empapar de su encantador ambiente.

A partir de aquí deberás visitar los Jardines de Murillo, la Iglesia de Santa María la Blanca y dirigirte a los dos monumentos turísticos, aunque formados o compuestos  también por otros, más conocidos que existen. La Catedral de Sevilla, una de las más grandes de toda Europa, merece una larga mañana conociendo todos sus rincones, de entre los que cabe destacar el Patio de los Naranjos y por supuesto la Giralda, antiguo alminar de la Mezquita que constituía la actual Catedral y ahora Campanario de ésta, dónde todavía se aprecia el sello de la arquitectura mudéjar, como en gran parte de Sevilla.

El Alcázar de Sevilla, dónde también deberás ir con tiempo puesto que suele haber colas, también es uno de los lugares que no te puedes ir sin visitar y que suele ser de los favoritos de la mayor parte de personas que visitan la ciudad de Sevilla. El Real Alcázar es realmente el Palacio que durante más tiempo ha sido utilizado como residencia y fue construido en la Híspalis Romana, permaneciendo exactamente igual desde la reconquista Musulmana. Para completar el primer día deberías visitar el Archivo de Indias, pues se trata de un archivo que fue creado durante el reinado de Carlos III para controlar toda la documentación existente respecto a las colonias españolas y actualmente se conserva como archivo histórico.

Booking.com

El Arenal, Triana y la zona comercial

El segundo día una opción muy interesante es comenzar por el barrio del Arenal. Éste se denomina así puesto que antiguamente fue una zona de arena que estaba ubicada entre la conocida Puerta de Triana de la muralla antigua y la famosa Torre del Oro. Aquí no deberíais dejar de visitar el Paseo de Colón, la Torre del Oro, la muralla y la Torre de la Plata y de dar un paseo por el río y cruzar el puente de Triana para dirigirte a esta bonita y conocida zona. En Triana, además de disfrutar en un buen tablao flamenco, pasear por sus calles empapándose del ambiente será sin duda un momento mágico. Además, allí también podrás visitar el Castillo de San Jorge y la Iglesia de Santa Ana.

Y por último, una visita a la zona con la parte más comercial, dónde podréis visitar algunas bonitas iglesias barrocas, tomar algo o simplemente hacer algunas compras en las tiendas sevillanas también será una gran opción, así como al Salvador, plaza e iglesia muy importantes en Sevilla, alrededor de las cuales también podréis degustar una buena cerveza y unas ricas tapas o dirigirte al mirado del centro de la plaza de la Encarnación.

Del Parque Mª Luisa a la isla de La Cartuja

Y el último día, visita obligatoria constituyen el Parque Mª Luisa, la Plaza de España y la Isla de la Cartuja. El Parque de Mª Luisa es el parque o conjunto verde más grande de toda Sevilla y en él se encuentran ubicadas un gran número de zonas variadas con zonas verdes, edificios, plazas, bares y restaurantes, por lo que será un lugar muy interesante para poder pasar un buen día con niños pues mientras éstos juegan los mayores podrán tomar algo en alguna terraza.

La Plaza de España fue diseñada para la Expo Iberoamericana que tuvo lugar en 1929. Con un marcado estilo mudéjar y decorada con mármol elaborado en diferentes puntos de España, incluye dos torres y cuatro puentes que simbolizan los cuatro reinos de España y las manos abiertas o el abrazo hacia las colonias. El parque de María Luisa, que antiguamente pertenecía al Palacio de San Telmo, es actualmente bien de Interés Cultural.

Además de visitar el Parque Mª Luisa y de conocer la Plaza de España, en esta zona se podrán visitar también la antigua fábrica de tabaco o actual Universidad, el ya mencionado Palacio de San Telmo o los Jardines de Murillo, para dirigirse después hacia la Isla de la Cartuja, terreno y edificios especialmente construidos para la Expo del 92, junto a los pies del río Guadalquivir. Al terminar la Expo del 92 esta zona se convirtió en un parque tecnológico, en un parque temático y en la sede de diferentes universidades. Vale la pena visitar y conocer esta zona con tiempo, observando sus detalles y visitando los lugares más interesantes, como el Pabellón de la Navegación, que encantará a los niños.

Comparte en las redes socialesTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0
(0/5) de 0 votos.