Sevilla es una ciudad multicultural y llena de facetas distintas. Cada una de estas características únicas de la provincia andaluza se ven reflejadas en la arquitectura de sus hermosos edificios. 

¿Te gustaría conocer algunos de los más icónicos? A continuación, te mostraremos los 8 edificios más importantes de Sevilla, no solo para que puedas apreciar la belleza de sus estructuras, sino para comprender también el papel que desempeñan dentro de esta variada comunidad.

8. La Adriática

Se trata de una de las joyas arquitectónicas del siglo XX más importantes en toda Andalucía. Fue diseñada por el arquitecto español José Espiau y Muñoz en el año 1914 y se terminó en el año 1922. Está situada en la que fue la calle Cánovas del Castillo y actualmente es la Avenida Constitución. 

Fue creada para la importante compañía de seguros La Adriática y para su construcción se emplearon muchos modelos estilísticos regionales con elementos propios de la arquitectura islámica, muy apegados a la idiosincrasia sevillana. El mirador de plata es uno de los elementos más resaltantes a simple vista. 

Tanto para locales como foráneos este es considerado como el edificio con la mejor fachada en toda Sevilla a tal punto que hoy en día es una reconocida ubicación turística. Su aparición corresponde a una época en donde el bullicio expansionista de Sevilla estaba en pleno auge

La estructura del edificio está conformada por una planta triangular muy pronunciada y un cuerpo cilíndrico de cuatro pisos coronado por una cúpula circular, similar al de una mezquita. Los ventanales también tienen la intención de asemejar a los propios del estilo árabe y sus colores ayudan a reforzar ampliamente este concepto. 

Para los sevillanos este edificio es todo un emblema de su ciudad. Hasta hace algunos años, en la parte más baja de esta obra se albergaba una de las confiterías más populares de la localidad: “Filella”, siendo tan famosa que incluso muchos llegaron a referirse al edificio por este nombre en particular. 

Es un gran ejemplo de arquitectura ecléctica muy bien lograda, con una esencia regional que llena de orgullo a los habitantes de Sevilla y que a los foráneos deja totalmente fascinados. Ya sea viéndolo desde abajo o contemplando Sevilla desde uno de sus balcones, no caben dudas que el edificio La Adriática es una estructura imposible de pasar por alto.  

7. Torre del Oro

Esta torre albarrana fue de vital importancia para Sevilla durante siglos y hoy en día deslumbra a los visitantes por su bella arquitectura y legado histórico. Está situada del lado derecho del río Guadalquivir y tiene 36 metros de altura. Fue construida en el año 1221 y posiblemente su nombre en árabe era Bury al-dahab, haciendo referencia a la reflexión dorada que causaba en el río. 

Los cuerpos de la torre fueron construidos en tiempos distintos: el primero fue el inaugurado en 1221 por el regente almohade de Sevilla, Abú I-Ulá, el segundo fue levantado por orden de Pedro I el cruel entrado ya el siglo XIV, y el tercer y último cuerpo fue construido por el ingeniero Sebastian Van der Borcht en 1760. 

Como la mayoría de las torres la Torre del Oro fue considerada siempre como una estructura militar de defensa. A pesar de su belleza y valor, la torre ha pasado por momentos complicados como cuando durante la revolución de 1868 los revolucionarios removieron los lienzos e incluso la pusieron en venta. 

Actualmente la torre alberga en su interior un museo naval desde el año 1994, allí se pueden apreciar documentos históricos, cartografías e instrumentos de navegación de distintas épocas. Es un centro turístico imprescindible para los turistas que visitan Sevilla cada año. 

A pesar de tantos años, la Torre del Oro sigue en pie para constituirse como un valor intrínseco de la ciudad de Sevilla. Fue declarada como Monumento Histórico-Artístico en el año 1931 y en durante el siglo pasado fue restaurada varias veces con el fin de adecuarla para fines turísticos. 

Un dato bastante curioso es que esta torre fue “hermanada” en la Exposición Universal de Sevilla del año 1992 con la Torre de Belem en Lisboa. Esto debido a su similar estilo arquitectónico y semejanzas en los acabados.

6. Archivo General de Indias 

Este centro administrativo y de recopilación de información está situado en el casco histórico de Sevilla y cuenta con una de las fachadas más hermosas y que refleja con fidelidad el valor artístico de la época. 

Su origen se remonta al año 1785, fue construida por deseo del rey Carlos III con la finalidad de resguardar y sistematizar toda la información referente a Indias, es decir, el continente americano. Hasta ese entonces toda la documentación estaba dispersa entre los archivos de Simancas, Cádiz y Sevilla. 

Por suerte, mucha de la documentación albergada en este edificio continúa bien preservada: 43000 legajos de unas 80 millones de páginas y 8000 mapas y otras cartografías. El archivo fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987, siendo catalogado desde entonces como uno de los monumentos arquitectónicos e históricos más importantes en Andalucía y en toda España.

Históricamente la ciudad de Sevilla jugó un papel importantísimo en la relación entre la Corona española y las Indias: Luego del descubrimiento de América, el puerto de esta provincia fue elegido como la principal vía comercial entre ambos continentes, por tal motivo la presencia de un Archivo General en Sevilla era una necesidad imperante para la época. 

Entre los documentos que se conservan en su totalidad están una gran cantidad de mapas con datos muy precisos y valiosos para la identificación de grupos originarios indígenas en Iberoamérica, mucho de los nombres allí registrados para estas para estas poblaciones se han perdido con el tiempo.

La edificación dispone de una planta, un patio central cuadrado y con dos pisos de altura. El exterior está cubierto por ladrillos rojos y otros elementos de cantería con acabados bastante estéticos. Hoy en día es un emblema cultural de la ciudad de Sevilla, así como un centro de investigación regido por el Patronato del Archivo General de Indias, organización afiliada al Ayuntamiento de Sevilla y al Ministerio de Cultura. 

5. Setas de Sevilla 

Oficialmente el nombre de este proyecto es Metropol Parasol pero es conocido en la cotidianidad como el mirador de las Setas de Sevilla y se trata de una de las edificaciones modernas más hermosas de Andalucía y de toda España. Está ubicada en la plaza de La Encarnación, un lugar muy céntrico de la provincia. 

El diseñador de esta hermosa estructura fue el arquitecto alemán Jürgen Mayer y fue la ganadora del concurso abierto del Ayuntamiento de Sevilla que tenía como finalidad rehabilitar los espacios de la plaza para su embellecimiento. Hoy en día es todo un icono de la ciudad debido a su diseño tan vanguardista y atrae mucho la atención turística.

Uno de los eventos más reconocidos de Setas de Sevilla es “Aurora” un espectáculo de luces que refleja el equilibrio cultural y artístico de toda la región. Es una hermosa experiencia visual que busca transmitir esa calidez ambiental y humana propia de la idiosincrasia sevillana. Quienes presencian este espectáculo no pueden evitar querer volver a vivirlo. 

En el año 2013 este proyecto quedó entre los primeros 5 finalistas del Premio de Arquitectura Contemporánea Mies van der Rohe, organizado bilateralmente por la Unión Europea y la Fundación Mies van der Rohe. Sin embargo, durante su construcción en 2005, las dificultades presentadas y los retrasos hicieron que esta edificación fuera el blanco de muchas críticas por parte de la opinión pública. 

En cuanto a la estructura se pueden destacar sus 6 parasoles dimensionales hechos con madera laminada, también tiene pilares cilíndricos con un sistema de retroiluminación y 2 columnas de hormigón en donde están ubicados los ascensores que llevan a los visitantes directo al mirador. Dado a su parecido a un conjunto de setas, los habitantes de Sevilla empezaron a llamarlo de esta manera, originando el nombre con el que se le conoce actualmente. 

4. Casa de Pilatos 

Este hermoso palacio pertenece a la Casa de Medinaceli y está considerado como una de las obras arquitectónicas más representativas del legado andaluz del siglo XVI. Es un edificio en el que se combinan varios estilos como el renacentista italiano y el mudéjar español con toques regionales de Sevilla. 

Un portal de mármol da la bienvenida a todos los visitantes, su estilo renacentista y su arco de estilo triunfal hace que la primera impresión sea de muy alto nivel. La fachada principal consiste en una estructura de 2 alturas, soportada por 4 columnas de mármol con arcos de medio punto muy estilizados. 

Uno de los detalles más impresionantes y que se aprecian especialmente al entrar en las estancias son los artesonados en el techo, los cuales presentan un nivel de detalle impresionante y un acabado artístico completamente apreciable. La azulejería, por su parte, cuenta con múltiples decorados en su mayoría provenientes de los talleres de los hermanos Diego y Juan Polido, son coloridos y están muy bien preservados. 

Otro aspecto curioso en relación al palacio es el origen de su nombre: Casa de Pilatos hace referencia a un Viacrucis que en la década de 1520 se celebraba en la ciudad y que se desarrollaba inicialmente en el interior de la capilla del propio palacio. Los azulejos que representaban las estaciones del Viacrucis todavía se conservan. 

Este edificio ha servido como locación para varias producciones cinematográficas, siendo una de las más populares la película “Lawrence de Arabia” ganadora de 7 premios Oscar en 1962, pero también se filmaron en sus instalaciones otras películas como “1492: La Conquista del Paraíso” y “El Reino de los Cielos”. 

Al ser un palacio privado se necesitó la intervención de una asociación de casas-palacios privados de la provincia de Sevilla en el año 2018  para poder realizar una oferta para el área turística.

3.  Museo de Bellas Artes 

Un lugar en donde se reúnen las más valiosas obras de arte en la historia de Sevilla, el Museo de Bellas Artes fue creado por Orden Real el 16 de septiembre de 1835, y fue inaugurado oficialmente en 1842. Actualmente es una de las pinacotecas más reconocidas e importantes en todo el territorio español.  

Anteriormente este edificio albergó el convento de la Orden de la Merced, la cual fue fundada por san Pedro Nolasco a principios del siglo XIII. Al ser expropiado en 1935 el convento se perdió por completo y seguidamente se nombró una junta directiva con el objetivo de gestionar la nueva institución cultural. 

Actualmente la plaza en la que está situado el inmueble se llama la plaza del Museo. Ya desde la vista principal de la plaza se aprecia la fachada exterior del museo, por dentro uno de sus mayores atractivos son sus 4 patios que anteriormente eran parte de la estructura funcional del convento como el Claustro Mayor, el Claustro de Bojes, el Claustro del Aljibe y el Patio de las Conchas.  

En cuanto a la colección de arte del museo se trata en su mayoría de obras con temática religiosa pertenecientes al estilo del Barroco sevillano. En cada una de estas obras se nota con creces la evolución de la escuela sevillana cuya trayectoria se caracterizó por el nivel de calidad progresivo a lo largo de los siglos. 

Las esculturas también forman parte del amplio catálogo artístico del museo: obras como San Jerónimo penitente de Pietro Torrigiano, Santo Domingo de Juan Martínez Montañés, San Juan Bautista de Juan de mesa y San Juan Bautista niño de Pedro de Mena son algunas de las piezas más destacadas que pueden ser apreciadas en el Museo de Bellas Artes.

Hoy en día es una de las paradas obligatorias durante un recorrido turístico por la ciudad de Sevilla. 

2. Torre La Giralda 

Se trata de la segunda torre más alta de Sevilla por detrás sólo de la actual Torre Sevilla y constituye uno de los monumentos más apreciados por el gentilicio sevillano. En torno a esta estructura perteneciente a la catedral de Santa María se han llevado a cabo acaloradas discusiones debido a que muchos consideran que ningún edificio debería competir en altura con la torre

Con sus casi 95 metros de altura, puede divisarse prácticamente desde cualquier punto de la ciudad. La parte inferior de la torre es parte de lo que fue el alminar de la antigua mezquita que estaba en Sevilla desde finales del siglo XII. En su cúspide hay una estatua de bronce que simboliza el triunfo de la fe cristiana sobre el dominio musulmán. 

No obstante se siguió el precedente estilístico y en consecuencia la torre está basada en el diseño del alminar de la mezquita Kutubia de Marruecos. La forma de su cuerpo principal es ortoédrica con elementos decorativos propios de la época almohade, estas características hacen de la torre un monumento que presenta mezclas artísticas culturales que estéticamente son impresionantes

En un principio la torre tenía la finalidad de ser la plataforma en la que se llevaban a cabo los llamados religiosos, en primer lugar por los musulmanes por medio del almuédano que anunciaba los momentos de oración varias veces al día y luego por los cristianos con el tradicional sonar de las campanas. Posteriormente fue usada como atalaya con motivos de defensa de Sevilla.

Gracias a su majestuosa belleza, esta torre ha servido como inspiración para otros edificios en España y otro países que incluso han hecho réplicas de La Giralda en sus territorios como pasa con la biblioteca de la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica, la torre del Palacio de la Cultura y de la Ciencia en Varsovia, Polonia y a nivel local la iglesia de Nuestra Señora de la Granada de Moguer. 

1. Plaza de España 

Aunque es una plaza relativamente reciente, la Plaza España se ha convertido en un verdadero símbolo de la provincia debido a su belleza y al impacto turístico que ha ejercido a nivel internacional. 

Fue diseñada por el arquitecto Aníbal González y fue levantada entre los años 1914 y 1929 con la finalidad de ser mostrada en la Exposición Iberoamericana de 1929. Es la edificación más grande de las que se levantaron en el siglo XX con unas imponentes dimensiones de 170 metros de diámetro. 

Entre sus grandes atractivos no puede dejar de mencionarse los relieves realizados por el escultor Pedro Navia entre los que se cuentan 6 ventanas de estilo renacentista, el escudo de Sevilla en las puertas de Navarra y Aragón, 48 medallones ilustrados con efigies de personajes ilustres, 24 águilas imperiales con el escudo de Carlos I y 4 guardianes de 3 metros situados en el camino entre las dos torres de la plaza. 
Además de ser un perfecto escenario para admirar y fotografiar, la Plaza de España también ha servido como locación para producciones cinematográficas nacionales y extranjeras, siendo una de las más conocidas la famosa entrega de Star Wars episodio II: el ataque de los clones. Es un lugar que sin lugar a dudas refleja con mucha precisión el apego sevillano por la belleza arquitectónica y los valores artísticos presentes en toda la región de Andalucía, por supuesto que también es una locación impostergable durante una visita a la ciudad.

(0/5) de 0 votos.