Nada como un buen desayuno para comenzar el día. En Sevilla, esta premisa se la toman muy en serio, es por eso que los desayunos propios de esta ciudad están hechos con ingredientes que además de sabor aportan la cantidad de energía necesaria para afrontar una nueva jornada. 

Muchos de estos platillos además son producto de la más fina tradición gastronómica sevillana por lo que son considerados como verdaderos patrimonios culinarios. A continuación, conoceremos 6 desayunos típicos de Sevilla y nos adentraremos de lleno en la cara más deliciosa de la vida andaluza.

6. Pan y aceite de oliva

Tan sencillo como se oye: uno de los desayunos favoritos en toda Andalucía pero especialmente en Sevilla es un pan bien crocante untado con aceite de oliva. No en vano tanto el pan como el aceite son símbolos propios de esta región, a tal punto que cada 28 de febrero se reparten por montones

A la tostada untada con este oro líquido se le añade una pizca de sal y se consume ya sea con un café bien caliente o con un zumo de naranja fresco. Este desayuno evidentemente es muy rápido y a pesar de su sencillez tiene un sabor muy agradable que lo ha popularizado en toda la provincia. 

Dependiendo de los gustos a este desayuno se le puede agregar un par de ingredientes adicionales, por ejemplo ajo el cual le da un toque de sabor más fuerte, o azúcar que logra un contraste que es exquisito para muchos paladares. Lo cierto es que este práctico manjar es perfecto para comenzar el día con todos los hierros. 

El pan tradicionalmente es el candeal o mejor conocido como pan sobao, el cual es muy común en ciertas regiones de España. Por su parte el aceite de oliva tiene que ser extra virgen como requisito fundamental para lograr así la combinación perfecta entre sabores y aromas

5. Mollete de Antequera con jamón serrano

Si quieres probar algo un poco más cargado, entonces el mollete de Antequera es la opción ideal y más si vienen acompañados con jugosas rebanadas del mejor jamón serrano. El mollete de Antequera es un pan ácimo de forma ovalada el cual nació en la localidad del mismo nombre pero se popularizó por toda Andalucía.  

Como en Sevilla los desayunos son rápidos y prácticos, una de las mejores maneras de disfrutar de un mollete antes de salir a cumplir con la jornada es abriéndolo por la mitad, untarlo con algo de aceite de oliva y rellenarlos con unas buenas lonjas de jamón serrano como toque final. Es una verdadera exquisitez.

Este desayuno se ha vuelto tan popular que ya no basta solo con pedirlo en cafeterías u otros sitios para desayunar, sino que también se han montado molleterías en donde puedes escoger a tu gusto diversos bocadillos que se elaboran con este pan. 

Un desayuno sevillano por excelencia puede estar conformado por un buen mollete tostado relleno con jamón serrano y el zumo que más te acomode. Sin dudas el sabor particular de este pan se ha convertido en una de las sensaciones más características de la gastronomía andaluza. 

4. Serranito

El serranito es una de las más vivas expresiones de lo que significa un desayuno sevillano: pan, un buen pedazo de pollo al whiskey, jamón serrano, pimientos y tomate en rodajas, todo combinado para lograr uno de los mejores bocadillos de España y que caen muy bien para iniciar la jornada. 

Esta especie de montaito es una de las exquisiteces andaluzas que mejor se ha extendido a lo largo de toda España, siendo hoy en día uno de los desayunos más populares en todo el territorio nacional y que mejor se comercializa en todo tipo de bares, restaurantes o sitios especializados en desayunos. 

Su sabor es inconfundible y aunque muchos cocineros le han dado un toque distintivo con ingredientes adicionales, el serranito es sumamente popular debido a la combinación de sus componentes tradicionales.

3. Tostada clásica de Sevilla  

El pan vuelve a ser el protagonista de un exquisito desayuno sevillano, esta vez en forma de tostada. La tostada clásica de Sevilla se puede pedir entera o media, no obstante la diferencia suele ser algo difusa ya que hay sitios en los que las tostadas son tan grandes que la mitad equivale a una completa en otro lugar. 

Los ingredientes fundamentales para una tostada clásica sevillana, además del pan, son: jamón ibérico, tomate y un chorro de aceite de oliva. En los bares popularmente se conoce como tostada de la casa, esto porque generalmente cada establecimiento tiene una forma única de prepararla. 

Si quieres aligerar un poco el costo, incluso puedes retirarle el jamón. Esto es viable porque la tostada clásica también tiene un gran sabor cuando se consume solo con tomate y con el toque de aceite de oliva, quizás con un par de ingredientes más si lo que quieres es un desayuno más completo. 

El pan que se utiliza para este platillo puede variar según los gustos, pero los más usuales son el bollo, el mollete, la viena sevillana o el pan integral. Cada uno agrega un aspecto especial a la tostada ya que las texturas varían.

Por último, hay un dato interesante con referencia a los establecimientos que venden la tostada clásica sevillana: después de las 12 del mediodía suelen triplicar su precio. Un dato que hay que tener en cuenta.  

2. Chocolate con churros 

Casi en cualquier país del mundo los churros azucarados son conocidos como uno de los bocadillos más deliciosos, lo que muchas personas no saben es que esta es una receta 100% de Andalucía, lo que representa un verdadero orgullo para la región.

Puede que este no sea el desayuno más saludable, pero vaya que es uno de los preferidos en Sevilla y los pueblos circundantes. La dulce y crocante contextura de los churros con la superficie azucarada en combinación con un fuerte y espeso chocolate caliente puede ser la combinación perfecta para empezar un nuevo día de buen humor y con toda la energía. 

Lo mejor de todo es que los churros, además de deliciosos, son muy fáciles de hacer: se trata de masa de harina de trigo frita y con una capa de azúcar como toque final. La rapidez con la que se pueden hacer ha causado que sean consumidos como un desayuno muy popular. 

1. Pan y manteca colorá 

 Se trata de un desayuno típico de las zonas rurales de Andalucía y que se consume de manera especial en Sevilla. El pan con manteca colorá es la primera comida de los trabajadores agrícolas los cuales necesitan de una carga calórica elevada para soportar sus fuertes labores diarias. 

La pregunta más frecuente sobre este sencillo pero delicioso desayuno generalmente es: ¿por qué la manteca tiene esa coloración? y la respuesta es que la manteca de cerdo al ser combinada con distintas especias como pimentón, laurel y orégano adquiere ese intenso color que tanto la caracteriza y el sabor que a todos les encanta. 

Lo que sí hay que advertir es que esta comida es recomendable solo una vez a la semana ya que el nivel de colesterol que contiene puede hacer daño cuando se consume en exceso. Si lo comes con moderación el pan con manteca colorá es una deliciosa experiencia, de las más tradicionales en Sevilla y toda Andalucía.

(0/5) de 0 votos.